domingo, 23 de noviembre de 2014

A GOLPE... DE CONCIENCIA


Con motivo del 25 de Noviembre, Día Internacional de la Lucha contra la Violencia de Género, este escrito, que en forma de poema quiere denunciar una gran y penosa realidad: numerosos informes determinan que casi la mitad de los agresores, han sido víctima de malos tratos en algún momento de su infancia.

Una vez más, la Educación ambiental e institucional, ha de ser un instrumento de lucha contra la lacra machista.

Se mira al espejo,
y sólo ve
el rostro de una bestia.
Apenas se inmuta.
Echa la vista a un lado
y le salpica el llanto de un niño.
Es él mismo, aturdido
por el sordo eco
 de los golpes,
veinte años antes.
Algo le sacude el oído.
Entrega su mirada
hacia el agonizante gemido
que huele a muerte.
Mala suerte…
aquel puño perdido.
Quiere socorrer a la mujer
y calmar al niño.
Sufre su dolor.
Entra en escena
 el arrepentimiento,
fariseo como la última cena,
abriendo camino al último aliento
que llega antes que la vergüenza,
 escurriéndose
entre la sangre de su conciencia,
aún fresca como una rosa…
la más bella del rosal,
que él fue deshojando
a golpes de criminal.
Se mira en aquellos ojos,
ya inertes,
y se sorprende al verse
en el iris de la madre muerta.
La de su hijo,
la suya propia
 cuando era un niño.
Maldita herencia del asesino.
Cuelga su cobardía de una soga.
Maldita ironía del destino.

Hoy otro niño es el que llora.
Ana Martínez

martes, 30 de septiembre de 2014

Memorias del pasado y deseos para el presente

Del pasado, mucha miseria y mucha represión, y una orfandad total, por la falta de nuestros padres asesinados por el franquismo. Nuestros hermanos, hijos de los desafortunados, de dos a catorce años, todos muy pequeñitos, vivimos en la mendicidad y sirviendo a campesinos sin el amparo de un gobierno que solo gobernaba para los fascistas, y que no dejaba vivir a los niños hijos de padres muy dignos asesinados. Esos mismos niños éramos nosotros, los que sufrimos más de cuarenta años en ese maldito régimen dictador, que permitía vivir una vida muy plácida a los adictos a su gobierno en detrimento de todos los desafectos a sus criminales sin entrañas, dictadores de aquel régimen sin un mínimo de vestigio humano y sin una hora de silabario en las aulas.


Nosotros, en aquella vida tan triste de fascistas sin entrañas humanas, al amparo de lo que el tiempo climático nos quisiera atormentar para sufrir más aún, teníamos que vivir a escondidas mendigando y caminando por senderos totalmente desconocidos y retorcidos, sin saber adónde iban a parar, caminos que teníamos que hacer caminando descalzos por los campos llenos de zarzales, y dormir en cuevas y, con mucha suerte, en corrales llenos de pulgas.


Ahora, 70 años después, ya no andamos por zarzales, ni tenemos que dormir en cuevas ni en corrales apestados de pulgas. Los que hemos vivido y sobrevivido creciendo famélicos y con tanta miseria en aquellos tiempos de dictadura, gracias a ser progresistas y luchar por el progreso, hemos logrado terminar con la dictadura y después de terminar con esta, nos hemos esforzado en la construcción de la autopista del bienestar. Con una Seguridad Social muy competente, tanto en el trabajo como en la salud y en la enfermedad, con todos los trabajadores, después de tanto trabajar, con una pensión bien merecida asegurada. Y por aquella autopista del bienestar también pasan por razones humanas, las pensiones no retributivas, tan merecidas como las retributivas, de obreros que fueron explotados hasta la extenuación con el único cobro de un mísero sueldo y con jornadas de trabajo interminables. El pueblo Español y todos los pueblos del mundo estaban asombrados con lo bien que gobernábamos los Socialistas y su partido, con el compañero Felipe González como Presidente del Gobierno de España.


Sus decretos fueron el alma del progreso, donde se decidió terminar con las empresas obsoletas, derrumbándolas y crear otras nuevas para poder producir en todas las nuevas industrias las mejores mercancías, de más calidad, para que en todo el mundo nadie rechazara su venta. El Partido Socialista Obrero Español, cuando comenzó a gobernar la Patria Española, encontró las arcas del dinero franquista totalmente vacías, llenas de polvo y piojos verdes muertos. La mayor parte de la juventud emigrada, y los que se quedaron en España, trabajando por una miseria de salario; si se quedaban sin trabajo, no tenían derecho al paro y no les quedaba más remedio que mendigar, y rezar padrenuestros a los dioses invisibles.


El PSOE fue capaz de volver a poner en manos de los trabajadores todas esas leyes del bienestar perdidas hace más de cincuenta años. Y digo volver a manos de los trabajadores todas aquellas leyes, porque hace ya ochenta y seis años, los militantes de la generación de mi padre fueron los iniciadores de estos derechos de la máxima necesidad, tan protectores de los trabajadores. Nuestro Partido es y será el único de todos los partidos de izquierda que trajo este bien para todos los trabajadores. La derecha, en manos del gran jefe Mariano Rajoy, parece como si solo tuviese la intención de ir deshaciéndose de todos nuestros derechos, que tantas vidas de trabajadores nos costaron. Las tijeras son las tijeras más monstruosas que en toda mi vida conocí, y todas las noches sueño con esas malditas tijeras, y en el sueño, no las veo como tijeras de temple de derechas. Siempre que sueño con esas tijeras, veo que son de temple fascista, ¡malditas tijeras, que terminan hasta cortándonos las plantas de los pies! Tanto la caja de la Seguridad Social, como la de las pensiones, las han vaciado para pagar otras cuentas, bajo el poder de las malditas tijeras de la poda social.


El señor Pons debería dejar de criticar a nuestro ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero, porque los decretos del compañero Zapatero, en pocos años gobernando, fueron muchos y súper buenos, aunque se haya visto obligado a última hora a dictar algún mal decreto, y cometiera el error de no haber reconocido el pinchazo de la burbuja creada por el señor Aznar. Yo creo que el señor Aznar tampoco estuvo al alcance de lo que podría ocurrir, embelesado porque se estaban creando muchísimos puestos de trabajo. Sin embargo, todos hemos comprendido que nuestra burbuja era la hija de la gran burbuja mundial, realidad de todo lo que ocurrió. Lo que no es verdad, es lo que el señor Pons decía, las mismas tonterías de siempre, que cuando ellos gobernaran, en tres meses terminarían con el paro. Tonterías del señor Pons, ya que a fecha de hoy, en septiembre de 2014, siguen sumando parados igual que los montones de tierra que hacen en el prado los topos por la mañana, todo vestidos de negro, sin ser curas ni frailes.

Claro, el señor Pons tenía que transformar a los seis millones de parados en seis millones de mentiras, y la primera era hacer un programa para las elecciones nacidas de una burbuja, con el fin de ganarlas con unas cuantas verdades mentirosas y que el pueblo Español las creyera como verdades hermosas. Verdades muy hermosas para los seis millones de parados, con hipotecas de hasta cincuenta años y con niños pequeños a los que alimentar durante muchos años. Era el programa que no dejaba que el trabajador viviese amargado, que engrandeciera los ánimos de su alma. Aquel programa enriquecía a los pensionistas, a los enfermos, a los pequeños autónomos; era un programa de lo mejor y muy adaptado al engaño.


Pero, para engañar hay que tener una inteligencia cristalina, ya que después de lograr el engaño, viene el triunfo con mayoría absoluta y el cristal se hace mil pedazos: los españoles con carreras universitarias tienen que marchar a trabajar a Alemania, la que nunca devolverá el dinero que nos costó su formación en las universidades Españolas; y esos importantes trabajadores son castigados a trabajar allí por sueldos de miseria, sin poder emplear su inteligencia en su querido pueblo y contribuir a enriquecerlo, para que los Españoles podamos vivir una vida más feliz.


Los gobernantes actuales, nunca gobernarían bien, por mucha herencia que les dejase el que perdió las elecciones, pues ya han pasado años y meses y este gobierno de derechas sigue, cada vez a más y más velocidad, empobreciendo nuestra patria. No solo ha empeorado la herencia recibida del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, si no que, como un niño totalmente infantil, por muchos años que dure tan desastrosa política, siempre la culpa será para la herencia recibida de los malvados socialistas. También parece que las malditas tijeras fueron herramientas heredadas. 


Conclusión, ellos son de derechas y muy populistas, pero yo estoy al 100% de acuerdo con el Secretario General de mi Partido Socialista Obrero Español: cualquier partido poco serio es en gran parte populista, y todos los contrarios nuestros quieren hacer creer que lo que decimos de populistas solo es por el partido PODEMOS. Pues no, porque UPyD, igual que FORO, hoy y ayer son populistas, porque los dos nacieron del tronco no con la idea de ser útiles para el pueblo, sino buscando intereses personales, resultando ser gente muy negativa para la democracia. El partido comunista, también fue populista, pues en Málaga capital lleva quince años gobernando la derecha como consecuencia de su programa, el programa de Julio Anguita, y en la actualidad, en la región de Extremadura, gobierna la derecha gracias al populismo, aunque entre nosotros los Socialistas, seguramente que alguna vez también hubo algún desalmado que habrá sido populista.


Esto solo es como un botón de muestra. En el lado de la verdadera izquierda, nos corresponde dejar de ser populistas, para que la derecha jamás vuelva a gobernar en España. Para eso es necesaria la unión de todos, aunque vivamos en diferente vivienda; y si recordamos lo malo de los demás, para ser sinceros, también estamos obligados a contar lo bueno de nuestro partido; la crítica sana es la mejor medicina política, y la corrupción, si existe en un partido cualquiera, será porque ese partido está muy enfermo, y de muerte; tan de muerte como lo es lo de la puerta giratoria. Nuestro deber es velar por el bien de nuestra democracia, mejorándola cada vez más, y las dictaduras solo pueden desaparecer si ese pueblo quiere. Nosotros no debemos invadir ningún país para liberarlo de la dictadura, porque el consejo a las dos partes es mucho más progresista que todas las invasiones: fíjense ustedes en la invasión del IRAQ y fíjense en nuestra historia de la dictadura de los cuarenta años, pues la paciencia y la perseverancia de nuestro pueblo fue quien la eliminó. Con muchos defectos, pero vencimos, sin la ayuda de nadie; ningún extranjero murió aquí por defendernos.


Ramón García Montes, Presidente de la CEM del PSOE de Siero

viernes, 11 de julio de 2014

Voto directo de los militantes, posible sorpresa


Restan pocos días para que los militantes socialistas elijan directamente a su secretario general. Esperamos, que tras tantos años de demanda de participación por parte de las bases, ni el verano, ni el desánimo, atenúen una amplia participación de los mismos en el proceso electoral. Proceso que será el inicio de otros posteriores en los que puedan manifestarse, debatir, ser oídos y escuchados, atendidas sus demandas y justificadas las actuaciones.

Veo interés ciudadano por el proceso interno del PSOE y asisto a algunos medios de comunicación que van cambiando aceleradamente la percepción y la valoración de los tres candidatos, digo tres porque hasta hace poco, según ellos, eran dos, al considerar al tercero en concordia como minoritario y sin expectativa alguna de futuro, permitiéndose el lujo de ignorar incluso su nombre a la hora de citarlo. 


Tanto Madina como Tapias o Castejón merecen todos mis respetos por su esfuerzo, interés y perspectivas para afrontar los retos del futuro. Me alegra ver cómo algunas peticiones como las primarias, que habrá que matizar, la limitación de mandatos, la revisión  constitucional, el reparto de poderes o la participación real de las sectoriales que no eran enunciadas tan claramente por todos los candidatos, salvo Tapies, desde el principio, van calando y van enriqueciendo el compromiso y el lenguaje.


A la vez que la prensa busca ahora su acomodo para no equivocarse, recogiendo encuestas casi siempre a aquellos que no van a votar y por tanto no muy verosímiles, las personas que desde largo tiempo atrás están instaladas en los denominados aparatos del partido socialista, que han señoreado y reiterado su presencia en las listas orgánicas y  electorales y en cargos institucionales se les ve preocupadamente inquietos. Unos porque desde el inicio de la carrera han apostado por un ganador, cosa que me parece correcto y honrado, si bien algunos dudan ahora del éxito de esa opción, otros permanecen en un hermetismo total y algunos son especialistas en la sobrevivencia apoyando en el último minuto a la opción vencedora. Dan la imagen de marineros inquietos, dudosos de acertar en cuál de los barcos enrolarse para salvar su navegación.


Los militantes honrados y serios, que existen muchos, cuyo único beneficio es regalar su tiempo y su trabajo para una mejora de la sociedad y las condiciones de vida, comprometidos con un proyecto debilitado por el tiempo, desgastado por errores públicos y corrupciones incomprensibles, albergan la esperanza de la renovación y el prestigio de la acción pública. Esa mayoría, ahora menos silenciosa, es la que podrá elegir libremente a quien consideren el mejor para revitalizar la opción socialista en la acción política.


Son ellos quienes con su voto, que será tan válido e importante como el de los actuales dirigentes locales, regionales o nacionales, serán quienes inclinen el fiel de la balanza por uno u otro candidato, tan sólo les falta participar en esta primera ocasión y dar margen a la esperanza para elegir al mejor y que se deje acompañar, como decía el abuelo, “por los mejores”. 

Alberto Rodríguez-Felgueroso, Siero

lunes, 5 de mayo de 2014

TEXENDO PALLABRES ASTURIANES

Soi una lletra, la solombra de los tos camientos…
Ñaciere un día, fai munchos, munchos años yá, baxo l’orbayu que me fixo amarguxa, pente la folixa sidrera que me camudó a gayaspera, penriba’l verde prau que me tornó vistosa y llucida. Les foles trayéronme la sal y los montes llevantaron la frontera pente la mio tierra y toles demás…


Anque a primer güelpe de güeyu nun paeza que m’estreme abondo de les mios collacies, en sin embargu amigues, les castellanes; de xuru que nun soi como elles. Elles nun son quien a texer pallabres tan prestoses como “señaldá”, “iguar”, “escaecer”, “alcontrar”…y asina una bayura ensin fin que dancen arrodiu l’acentu asturianu dulce y cantarín que lo mesmo te falen d’un cuentu, que te dibuxen una batalla…
Soi prestosa a los oyíos, pero quien me preba colos güeyos, de xuru que tien de repetir.
Soi la cuna qu’añare reconquistes, salmones, campu, mar y mines; prosperidá y revoluciones.


El tiempu fíxome medrar y escarbé fondero pente la xente d’Asturies. Pero hebo personaxes que-y tuvieren mieu a la mio fuerza, y col so poder apartóme nun requexu xunto a la probitú y la inorancia como la qu’entovía angüaño emborracha los prexuicios fatos de los que nun son quien a veme como ún de los sofitos per importantes de la nuesa cultura, que güel a mazana pente la pación y a oru prietu y puercu como’l que cuspieren les coraes de la tierrina,…
Inda siento’l duelgu que me fixera semeyante despreciu.


Asina y too, una estaya de xente revolucionario ya intelixente, cuando tol mundu tenía la boca presllada, vocinglara al altu la lleva, o en forma de poemes, la mio presencia na fala, los llibros y los cantares.
A día de güei siguen lluchando pola mio causa, pa que naide m’escaeza. Pa qu’un soplu de vida me ximelgue per esta tierra naque dalgunos s’afanen porque güela a mazanilla y azahar, a la escontra de l’arrecendor que-mos envuelve a sidra, monte y mar.


Entama la selmana de les lletres asturianes, que yo más bien nomaría como la selmana de les pallabres asturianes, que son les que llevamos texendo les lletres d’Asturies, magar que se recuerde na fastera más guapa del mundu, y que tendremos de siguir prendiendo a les conciencies de la xente que quiera amosar la so asturianía, como ayalga heredada de quienes la defendieron a capa y espada.
Pa sellar estes lletres, nun lo voi facer con un “Olé”, que nun me sal del alma. Voi pedii que m’eche un gabitu a la ferramienta que siempre diera fuercia abondo a los que se-yos mueyen los güeyos al oyir…”Asturies, patria querida, Asturies de mios amores...”
Nun hai meyor puntu caberu, qu’el que deprendiera’l mundu enteru…

¡¡¡“PUXA ASTURIES”!!!

“Nun soi diañu,

nin soi xana
Soi la to lletra asturiana.
Merezo un bon llugar.
Úsame, nun m’escaezas.
Glaya pa que seya oficial”.


Ana Martínez Sierra, Nava

lunes, 17 de marzo de 2014

El hombre tranquilo


 Me dispongo a escribir sobre él ahora que se cumplen diez años de su llegada al Gobierno de España, un momento crucial para entender nuestra Historia más reciente.

En este caso me estoy refiriendo a la llegada al poder de Zapatero y, por consiguiente, en primer lugar hay que hablar del 35º Congreso Federal del PSOE donde el principal derrotado, José Bono, accedió al Ministerio de Defensa después de la victoria del 14 de marzo, mientras que otras personas, dado que pusieron muy por encima su ego antes que el sentido de Partido y de Estado, se dieron de baja del Partido Socialista para montar otro donde hoy día hace y deshace casi que a su antojo (amén de hablar de regeneración política cuando precisamente ella no puede ser tratada como nueva ni mucho menos).
Nacido en Valladolid, pero leonés de corazón, José Luis Rodríguez Zapatero fue un político desconocido para el gran público cuando accedió al poder del, por entonces, principal partido de la Oposición.

Zapatero constituía aires nuevos, renovados, una ilusión, una esperanza ante tanto desasosiego en las filas socialistas provocado por el gran batacazo electoral en las Elecciones Generales del año 2.000 con Joaquín Almunia de candidato.


Su mandato vino de la mano de una palabra que define la esencia del PSOE a la perfección: cambio, pero él añadió un adjetivo bastante idóneo para poder llevar a cabo una vuelta al Gobierno de manera razonada y razonable: tranquilo.

Ese cambio tranquilo vino de la mano de hombres y mujeres nuevos en su mayor parte, un Gobierno que por primera vez tendría el mismo número de hombres que de mujeres, tanto es así que la Vicepresidencia corrió a cargo de una mujer: María Teresa Fernández de la Vega.

El cambio real del PSOE tuvo sobre todo un cariz social a tenor de leyes que se aprobaron como la de Dependencia, Igualdad de Trato y No Discriminación, contra la Violencia de Género o la de la unión de personas del mismo sexo o el permiso de paternidad en los quince primeros días del nacimiento de un bebé, que definirían a estos gobiernos, sin duda alguna, como los mejores en materia social de toda nuestra etapa democrática.


Los Gobiernos de Zapatero hicieron posible que la palabra consenso fuese algo fácil de pronunciar pero desgraciadamente, no puedo obviar los errores cometidos: devolución de 400 € en la renta, cheque bebé (buena medida si este país hubiese tenido una economía realmente fuerte y estable, pero lo habría destinado sólo a aquellas personas que realmente lo necesitaran), negación de la crisis, como Pedro negó tres veces a Jesucristo, reforma nefasta de la Constitución a tenor de la insolidaria modificación del artículo 135 que tanto aplaude ahora la Derecha (y es que muy bien cayó en la trampa el castellano-leonés) y eso, nos ha condenado a los socialistas a cosechar no sólo derrotas durísimas sino, además, a no poder remontar el vuelo a pesar de que estamos ante el peor Gobierno de la Democracia sin duda alguna.

Quiero expresar aquí y ahora la ilusión que me hizo votar el 14 de marzo de 2004 en aquellas Elecciones Generales, las primeras de mi vida  que vinieron precedidas de los atentados terroristas más trágicos, funestos y terribles de nuestra Historia acaecido el 11 de marzo de ese mismo año donde un grupo terrorista radical musulmán (Al-Qaeda) nos provocó un dolor tan profundo, tras dejar a 192 vidas inocentes que nunca podremos olvidar, que nos rebelamos en las urnas aquel día para parar con nuestro voto la ira de aquellos asesinos y mostrar nuestro rechazo a tanta desinformación como nos sometió el Gobierno del Partido Popular de José María Aznar (germen inequívoco de la crisis que estamos sufriendo ahora, sobre todo gracias a los pelotazos urbanísticos que de “Champions League de la Economía” no tienen nada, otro error de Zapatero pronunciar esas palabras) en aquellos tres días de marzo que pagaron justamente con aquella derrota que incluso, a mi juicio se me hizo hasta corta.


Recuerdo cómo estando en el domingo 14 de marzo, subía las escaleras de mi casa corriendo tras ducharme para vestirme, y mis padres, al observarme, me miraban y estaban asombrados con mi ilusión pero es que si de algo estaba convencido aquellos días es de que el Partido Socialista Obrero Español volvería a ganar unas Elecciones Generales, tanto es así que horas después, tras el recuento me reconocieron en casa mi pronóstico y ola de optimismo que me sobrevino en aquellos días.

Zapatero ha pasado a la Historia como un gran conseguidor de derechos sociales, pero en su debe siempre estará, a mi juicio, su exceso de confianza y optimismo en temas económicos (quizás estuvo muy mal asesorado en ese momento o si estuvo bien asesorado, habría entonces que preguntarse si su problema no fue el no haber escuchado a la gente de su alrededor o no haber entendido los análisis que los expertos manejaban sobre el “tsunami” mundial que se avecinaba).


No quiero ser complaciente con la figura del ex Presidente, sólo ser justo con él y con la propia Historia y por ello, no todo en la vida es blanco o negro sino una tonalidad de grises (unas veces ese gris es claro y otras, es oscuro) y por ello, juzgar a José Luis Rodríguez Zapatero de manera subjetiva y partidista, restaría importancia a lo que expongo y me niego a que eso me pase.

Ahora que su obra “el Dilema” está en las librerías de España me cabe varias preguntas: ¿cuál fue el dilema tan imposible de resolver para este señor como para que su Gobierno ahora esté tan en entredicho?, ¿pudo evitarse en cierta medida lo que ahora estamos sufriendo?, ¿es justo cargar la culpa en su totalidad a los Gobiernos Socialistas de ese tiempo? A la última, estoy convencido de que no es nada justo, pues hay tantas causas que reducirla a ésta sería una temeridad de tal calado que volvería a cometer otro error y para eso, no estoy, ni sirvo ni serviré jamás (eso se lo dejo a ciertos medios de comunicación que ahora callan los hachazos infames del Gobierno de la Derecha pero bien que castigaban al PSOE cuando estábamos en el poder).


No quiero ser carga onerosa para nadie, ni daga terrible para el corazón del Socialismo Español pues por mucho que quieran esconderlo o sacarlo a relucir para masacrarlo públicamente, Zapatero dejó tal huella que diría que él entró sin hacer ruido y se fue de igual manera para que nunca quede la más mínima duda de lo que siempre demostró ser, esto es, el hombre tranquilo.


Diego Ruiz Ruiz, Militante del PSOE 

viernes, 7 de marzo de 2014

Cuando too ye negro…hasta´l pelleyu


Cuenten los vieyos del llugar que la salvación ye una llume que ta na cumal de la desesperación…
Asina toi yo, enriba la desesperación, un cachu madera que se dexa cañicar al petite les oles n’esta nueche prieta como el café negro, salpicada con pingarates d’estrelles que vencen dacuando tanta oscuridad…
Ya perdí la cuenta les hores que pasaron dende qu’entamé a dexame añar pol agua necio y cafio que mueya les mios ilusiones…


Nel estoriu l’alcordanza guardo les carines los mios pas que dexé a la puerta casa,  col mieu aguantando pol llantu al veme marchar…
Tengo de ganar bien de perres p’agasayalos depués de tantu amor como me dieren…
Tuvi d’escapar d’un desiertu onde los únicos brotes que hai son los de la violencia y la fame. Onde la comida namás ta nel maxín, xunto a la xusticia que nos faga dalgún día a toos más iguales.
L’agua encabrónase cada vegada con más saña y azótame en baxo…


Agora llucho cuerpu a cuerpu contra la bravura’l mar, quiciabes comandada pol misteriu la lluna llena que  tengo enriba la mio cabeza….
Aporta l’alborecer y soi quien aldobinar la silueta de la costa, nun creo que seya un espejismu.
Contra’l cielu que me regala esti nuevu día estréllense delles lluces que vomiten los barcos que camiento tan bien cerca de mio...

¿¿Sedrá esto lo que nomen fueu amigu?? A lo meyor quieren allumamos el camín… Pero, nun ye asina, non…
El pánicu ta escarabayando los rostros de los mios collácios, que ya tan escosos y ensin fuerces pa seguir peleando contra’l enfadu de la naturaleza acabante de xunise a la de los homes, que nun paecen tar pol llabor d’echanos un gabitu, sinon pa disuadinos de besar el “paraísu español”…


Los gritos acuchillen el silenciu de la muerte…y améstense al ruíu de los cañones que cuspien pelotes pensaes pa facer munchu duelgu…
Toi agotáu, muertu mieu y zarro los güeyos…too ye negro como la mio piel a la que nun termina d’aportar la llume la salvación…


Dexo que’l agua me lleve…Entós de sópitu, siento enriba’l mio costín una mano…camiento que ye la que me vien a salvar d’una muerte segura…
Agarro con les poques fuerces qu’inda me queden, aquellos deos xelaos y clavo los mios güeyos encesos nel so dueñu…que nun ye otru qu’un infeliz que se rindió ante la desesperación y flota a la deriva pente les foles…

Pasaren dellos díes y ya nun sufro, porque nun toi vivu; nin lloro, porque ya morrí. Agora toi en tierra de naide y nel cielu de toos. Dende equí veo como los mios asesinos, los d’uniforme y los de corbata, los que falen de la defensa los derechos humanos y nun foron quien a dame’l sofitu la so mano,… miren sin vergoña pa otru llau.


Ana Martínez Sierra, Nava

NOTA DE LA AUTORA:

“Cuando les persones tengamos el vezu de ponenos na piel de los más desfavorecíos, seya del color que seya; cuentos como estos, nun tarán más que nel maxín de los escritores, y non na hemeroteca de la nuesa hestoria”.

martes, 25 de febrero de 2014

Sentir Andalucía

Veintiocho de febrero, Día de Andalucía, de todos los andaluces y andaluzas de hecho, de derecho y también de los de corazón.

Hablar de Andalucía me resultaba complicado al principio, pues siendo niño y joven, se reducía a lo tópico y lo típico dado mi gran e inocente desconocimiento sobre esta noble tierra, pero ahora, viviendo en ella ya no lo es tanto, sobre todo gracias a su gente que hace posible que te sientas de inmediato en tu propia casa y eso debo destacarlo como un agradecimiento sincero a todas y cada una de las personas que habitan en este noble lugar.

Tierra de conquistas y de conquistadores, tierra humilde, sencilla y trabajadora. Tierra de gentes, tierra de mar, sierra, olivos, grandes monumentos donde los hombres y mujeres que vivimos aquí tenemos muchos retos por delante que alcanzar.


Me preocupa como ciudadano, en primer lugar el paro, un drama social y económico que azota a esta tierra como al resto de España y es ahí donde debemos poner el acento de nuestro esfuerzo común.

Me preocupa el mantenimiento de los servicios sociales como la Educación y la Sanidad Públicas que son motor de empleo de presente y de futuro. Me preocupan estos dos temas pues creo que una sociedad bien formada e informada es dueña de su futuro, pero si ese conocimiento no se da, los dueños de ese futuro serán otros, y no nosotros mismos, y por ello, debemos luchar con todas nuestras fuerzas para que eso no ocurra.


Cierto es que nos queda mucho que mejorar, que necesitamos más prosperidad, más cambios, que no debemos conformarnos con lo que tenemos, pero Andalucía venía de un tiempo donde era casi tierra de paso, tierra tremendamente sumida en la pobreza y que ahora debe luchar por salir de esas desigualdades sociales y económicas alzando su voz para hacer de eso algo posible, algo realizable de verdad.

Nos debe preocupar el futuro y hablar de futuro es sin duda, hablar de la gente joven que está ávida de conocimientos pero sobre todo, de oportunidades, y por tanto, en lo que debemos centrarnos es en hacer unas políticas educativas y de empleo mucho más ambiciosas incrementando becas universitarias y también en centros de trabajo en tiempos de su formación.


Debemos luchar porque Andalucía sea una tierra donde todos tengamos las mismas posibilidades de acceder a la Información y para ello, es imprescindible mejorar las comunicaciones y telecomunicaciones ampliando y mejorando vías de carretera y de tren (gran deuda, por ejemplo, la que se tiene con la Provincia de Granada en esta materia) así como mejorar el acceso a las nuevas tecnologías.

Pido desde aquí a empresarios españoles y extranjeros (sin olvidarme de la banca) que inviertan en esta tierra, pues necesitamos sentir la fortaleza de la empresa no sólo la grande sino también las PYMES, ahora que tan castigada está y que bien nos pueden transmitir los autónomos que tantas dificultades tienen hoy para resistir a duras penas.


No me conformaré nunca con las partidas presupuestarias que tenga Andalucía mientras haya una sola persona en esta tierra que pase dificultades para poder llegar a fin de mes, pues entiendo que la Política es la herramienta que debe hacer posible construir un mundo mejor, igualitario y más justo pues ninguna tierra de España debe ser nunca más que otra pues no creo en aquello de “ciudadanos de primera” ó “ciudadanos de segunda”.

Esta tierra conformada por hombres y mujeres debe ser referente también en las Políticas de Igualdad haciendo posible que no sea un hecho diferenciador ser hombre o ser mujer para cobrar un determinado salario si están realizando el mismo trabajo, ni tampoco sufrir la injusticia de no poder luchar por sus derechos como el de decidir o no alumbrar una nueva vida.

Quiero destacar la importancia que se da a la Sanidad Pública en esta tierra donde cada vez hay más centros hospitalarios públicos frente a privados o concertados, donde hay más y mejores medios humanos y tecnológicos para facilitar la vida de todos los andaluces. Al hilo de esta cuestión, quiero destacar también las palabras que escuché de primera mano, allá por el mes de noviembre de 2013 en el Congreso Regional del PSOE de Andalucía al que tuve la suerte de asistir, por parte de la Secretaria General del PSOE de Andalucía y Presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, donde señalaba algo que esconde la Derecha: el Estado invierte 3 € por persona en la Sanidad Pública por lo que convendré sin temor a la duda, en que lo público es barato y además, mejor que lo privado (donde además, cuando se tienen que enfrentar a casos complicados, éstos lo derivan a lo público en una mayoría de veces).


Importante para Andalucía es insistir en las Políticas Europeas, sobre todo en la PAC, dado que en esta tierra el mundo agrario es de vital importancia, sin olvidar tampoco que buena parte de productos que salen de España van a Europa, sí, pero muchos de ellos son andaluces (y si no, pregunten en Almería por ejemplo).

No puedo ni quiero dejar atrás el turismo, una fuente de ingreso fundamental para el desarrollo de Andalucía, donde podemos destacar con orgullo y sin miedo, que tenemos en Granada y en su Alhambra concretamente, a uno de los monumentos más visitados del mundo al igual que la ciudad donde además muchos jóvenes vienen a formarse gracias a la excelencia de su Universidad.


No puedo caer en la desolación ni en la desesperanza aunque soy consciente de los retos que nos quedan por alcanzar en esta tierra y que seguro conseguiremos entre todos y todas.

A la Presidenta Susana Díaz (a la que le reitero mi más claro y decidido apoyo) le pedimos todos y todas que siga con la fuerza que está demostrando hasta ahora, que no aparque nunca su lucha ni su arrojo, que se acoja a su valentía para, en coalición con la ciudadanía así como la fuerza de Izquierda Unida (socio de Gobierno) nos debe llevar a alcanzar mejores cotas aunque se haya alcanzado una, la de la gran humanidad a tenor de la lucha contra de los desahucios con una Ley pionera en España pues así se quiere ser en Andalucía, pioneros en valores humanos porque si algo debe importar a un buen gobernante es la gente, el ciudadano que cada día pisa la calle.


Andaluces y andaluzas, nadie es dueño de su destino si se deja de pedir, como dice el Himno, tierra y libertad. Luchemos pues, todos juntos por ello, pues eso es en esencia sentir Andalucía y que no sea sólo el 28 de febrero sino todos los días del año.

Diego Ruiz Ruiz, Militante del PSOE de la Provincia de Toledo residente en la Provincia de Granada